Home > Dimas Castellanos > The Small Farmers Association, Today as Yesterday

The Small Farmers Association, Today as Yesterday

A report released on Friday, January 25, 2013 in the newspaper Granma reports that the National Association of Small Farmers (ANAP) replaced or “released from their duties” 632 presidents of agricultural cooperatives. The president of that institution, Viego Felix Gonzalez, said at the Eighth Plenum of the National Committee, that a cooperative can not function well if those who direct it do not. The news is proof that what in Cuba is called by the term “cooperative” are actually enterprises created, controlled and directed by the State.

To Gonzales’ approach must be added that much less can a cooperative work well if it ignores its basic principles, defined by ACI (1): “The cooperative is an autonomous decision of persons united voluntarily to meet their economic, social and cultural needs and aspirations through a publicly-owned enterprise together with a democratic structure, where every associate has the right to one vote and decisions are made by the majority, with an elective management and  equitable share, with proportional distribution of the surplus.

The absence of these principles in the agricultural cooperative is related to the removal, after 1959, of the peasant associations which were born in Cuba in the late nineteenth century. Among many others: in 1890, the Neighborhood Associations in the areas of Manzanillo and Bayamo; in 1913, the Farmers’ Association of the Island of Cuba; in 1937, the celebration of the First National Peasant Congress, as well as the committees, federations and peasant unions across the country; and in 1941, the celebration of the Second National Peasant Congress and the creation of the National Peasant Association (NCA) to fight eviction, for the ownership of land, improved markets, prices, credits and income rebates, a movement in which many fighters were killed, among whom was Niceto Perez, killed on May 17, 1946.

In 1960 the leader of the Cuban revolution said: It is necessary for small farmers, rather than being sugar cane growers, tobacco growers, be simply farmers, and we organize a large National Association of Small Farmers. For this purpose some existing organizations were disbanded or merged into the National Peasant Association, which in May 1961 became the ANAP.

In order to reduce the number of independent farmers a policy was defined to “cooperativize” the existing 200,000 peasant proprietors (100,000 that existed before 1959 and another 100,000 who received title deeds with the First Agrarian Reform Law 1959).

On the basis of the National Peasant Association began to be created the first Mutual Aid Brigade and starting in 1960, the Credit and Service Cooperatives (CCS) made up of peasants who maintained ownership of the land and the means of production, but no legal ownership.

In the same year, 1960, by government decision, the Sugarcane Cooperatives were created in areas that had belonged to the sugar companies, but soon were transformed into state property, so that the cooperative was reduced to a few associations made up of private farmers. Fidel Castro himself stated: those cooperatives did not really have a historical basis, since cooperatives are actually formed by farmers who own land, so it was decided to convert them into state enterprises.

Starting from the thesis of the First Congress of the Cuban Communist Party (PCC) in 1975, the development of Agricultural Production Cooperatives (CPA) was promoted, formed by peasants who joined their farms and other means of production “voluntarily”; a process in which ANAP concerned itself with convincing the farmers in order to weaken the resistance to giving up with their land and joining cooperatives.

Eighteen years later, in 1993, faced with the inefficiency of state farms, in an attempt to make them produce, they created the Basic Units of Cooperative Production (UBPC), and leased them idle state lands in usufruct.

As we can see, neither the sugarcane cooperatives nor those created later were born from the voluntary union of their associates, but rather they were created by external decisions. Their productive and economic activity was subordinated to the State’s plans to meet the demand of domestic consumption of the population, while the marketing of their products was the job of the State Procurement and Distribution Agency. Thus, the agricultural cooperatives emerged in Cuba and beyond the control of the peasantry and contrary to the need as defined by the ACI Congress in 1995.

Due to failure of cooperatives without autonomy, in August 2012 a package of measures was dictated, and a new general regulation for the UBPCs with the objective of “liquidating” the dependence of these associations on State enterprises. That document states that managers are not cadres appointed by the State, but elected by the members in General Assembly.

Despite this provision and the fact that the President of the Council of State reaffirmed on December 13, 2012, in the last session of the National Assembly of People’s Power, the need to break the colossal psychological barrier that results from a mentality rooted in habits and concepts of the past, the ANAP, anchored in time, replaces hundreds of presidents of agricultural cooperatives, as if we were in 1961 undertaking three strategic missions in the current scenario: work to increase domestic food production; defend the principles of the Revolution, standing with justice for reason; and the political and ideological education of farmers and their alliance with the working class.

This is proof that, along with the introduction of new measures imposed to implement the right of farmers to freely associate, which is impossible to do through an institution which, in addition to having been created from, by and for the purposes of State, continues to act today as it did yesterday.

(1) International Cooperative Alliance developed the principles of cooperatives during its founding in 1895 and enriched them with the Cooperative Identity Statement, adopted in 1995 at the Second General Assembly.

February 11 2013

Categories: Dimas Castellanos
  1. March 24, 2013 at 7:42 am

    Estimado Dimas Castellanos,
    He leido tu commentario muy interessante. Me fue en la Habana, he participando en enero al III Conferencia Internacional Por el equilibrio en el mundo. Mi ponencia sobre la transformación del Caliban puede ser interessante para ti en caso de tu tema. Por eso es incluido.
    Me das un placer cuando me mandas un commentario.
    Un abrazo
    Wil Heeffer/Holanda
    http://www.wilheeffer.nl

    Tierra es patria,
    es humanidad

    La transformación del Caliban, el guajiro como factor económico

    – Wil Heeffer/Holanda
    http://www.wilheeffer.nl

    Los comedores de patatas, (1885) considerada un obra cumbre del pintor Vincent van Gogh, en lo que el hablaba de la miseria y la desesperanza que retrató en la gente humilde. Opinaba que los agricultores debían ser pintados con sus características en bruto, sin adornos, criticando la visión romántica del pintor realista francés Millet.

    Resumen:
    Esta ponencia trata de la importancia social y económica del agricultor como agricultor. El agricultor desapareció como agricultor en la teoria de Marx y Engels; como tal, ya no formaba parte de ambas opiniones como un factor económico.
    La revaluación del agricultor y su obra me lleva a una visión de la autosuficiencia y de la independencia basada en la concepción aristotélica de la autarquía. Pero una autarquía que debe considerarse en el contexto de la comunidad y de la ecología. En que el bienestar del hombre – como la ‘partícula de Dios ‘ – es el ombligo de pensar y hacer.
    Como José Martí ha formulado: con todos para el bien de todos.

    Una nación en la que la existencia depende de un sólo producto, el suicidio.
    – José Martí

    The working class is the creative class; the working class produces what material wealth exists in a country. And while power is not in their hands, while the working class allows power to remain in the hands of the bosses who exploit them, in the hands of landlords, the speculators, the monopolies and in the hands of foreign and national interest groups, while armaments are in the hands of those in the service of these interest groups and not in their own hands, the working class will be forced to lead a miserable existence no matter how many crumbs those interest groups should let fall from their banquet table.
    – Fidel Castro/Che Guevara

    Volvamos a noviembre de 1492. Colón explica sus experiencias en cartas a los Reyes de España, para informar acerca de la India, de su llegada a las tierras de Cuba y de los contactos con los taínos, la población indígena. Seguro que ha oído hablar de El Gan Can – el Príncipe de los príncipes- y nunca ha escuchado palabras como caniba sino algo como cariben y compara el área todavía inexplorada del Caribe con el Mediterráneo. Porque lo desconocido siempre se está tratando de entender a la luz de lo conocido.
    Volvamos a noviembre 1611 y al Palacio de Whitehall en Londres, al comienzo del estreno de La Tempestad de William Shakespeare. La obra se basó en lo que Shakespeare había leído en el obra de Michel de Montaigne (Les Essais, 1603), es casi evidente que lo leyó en la Metamorfosis de Ovidio y en los diálogos que conocía de una comedia del arte de Gonzales. Diálogos que correspondían a lo que Montaigne escribió sobre esto en Des Cannibales.

    En La Tempestad Próspero llega a una isla y es posible que Shakespeare quisiera referirse a Utopía (1516) de Thomas Moore. Uno de los primeros ‘homínidos’ que Próspero encuentra allí, es Calibán: un nombre que es un anagrama de canibal. Desde el principio las relaciones están claras. Prospero se dirige a él como si fuera su esclavo, como los europeos civilizados se dirigen a los indígenas supuestamente incultos. Prospero le habla como: ‘Mentiroso, que no sientes la bondad… tú asqueroso esclavo – hice lo mejor para que aprendieras a hablar y te dí una educación cuando tú, un salvaje, sólo puedes emitir sonidos, tú… un estúpido trozo de ganado.’ Y Calibán responde: ‘Sí, sí… me enseñaste tu idioma, pero no sirvió para nada. Que la roja plaga caiga en ustedes por esa enseñanza.’

    Siglos más tarde – en 1971 para ser precisos – Roberto Fernández Retamar retoma en Todo Caliban el tema de la desigualdad jurídica y de la exclusión. Y lo hace sobre la base de José Martí, quien había escrito: No hay odio de razas, porque no hay razas.
    En la obra de Martí es el hombre la medida de todas las cosas. Siempre en su pensamiento es fundamental la equivalencía de las personas. Pero cuidado, equivalente no es lo mismo que igual. Para Martí el aspecto más importante es la dignidad y el respeto. Tanto por los seres humanos, como por su cultura. Sus opiniones están en consonancia con las opiniones de la filosofía intercultural contemporánea. Es decir, en línea con la visión de la libertad y de la independencia en el contexto de la humanidad. Esto concuerda con la realización de lo que llama Aristóteles autarquía: autonomía e independencia.
    Martí ha explicado sus ideas por ejemplo en Nuestra América, la América del Sur que desde el desembarco de Colón fue ocupada y colonizada. Fue en su tiempo – y ahora también – una obra de gran importancia.

    Señor y servidor
    Tanto en La Tempestad de Shakespeare como en Retamars Todo Calibán el tema central es la relación entre el señor y el siervo c.q. el servidor. La relación entre la gente que es el tejido de una sociedad. Un tema que fue elaborado por Hegel y Marx en un marco filosófico sociopolítico.
    La rebelión de los esclavos en Haití llevó a Hegel a la reflexión sobre aquella relacíon dialéctica en su Jenaer Systementwürfe del año1803-1804. Más tarde elaboró este tema y la solución de los mismos en el Phänomenologie des Geistes y la Filosofía del Derecho.
    En los pasos de Hegel, Marx trabajó el tema a nivel social. En la obra de Marx son las relaciones de dependencia, la opresión y la explotación temas centrales: el criado o el trabajador debe realizar lo que dicta el Señor c.q. el jefe y debe trabajar por un sueldo que determina el Señor c.q. el jefe: el trabajador no tenía ningun poder de decisión en la forma de hacer su trabajo y en la empresa.
    Marx fue hijo de su tiempo y su análisis era la realidad social de su época en la que el trabajador era explotado dentro del mecanismo de explotación del capitalismo. En su visión, el trabajo es una actividad exclusivamente orientada hacia las ganancias de la empresa, sirve sólo para obtener un valor añadido por la empresa o por el empresario que se hace dueño de las ganancias. Este valor añadido se traduce en capital o posesión, que a su vez se traduce como propiedad privada que aumenta por sí mismo: dentro del mundo del capital – de los bancos – se multiplica el dinero en más y más dinero, alejados de la forma en que se obtuvo.
    Un sistema de privatización que – como Marx ha analizado – trató a expensas tanto el dominio público como el ser humano. Un sistema donde la enajenación deshumaniza el ser humano y un sistema en el que el trabajador – el dependiente – no puede ejercer ninguna influencia.
    Un trabajador así cosificado en su proceder, que no es más que una cosa y ha de ser tratado como tal.

    Marx elaboró su teoría basada en la pobreza que veía crecer a su alrededor en el momento de una emergente industrialización y mirando en el espejo de su propio empobrecimiento durante su exilio. Lo conocido como Verelendung que daría lugar a un Zusamenbruch, un colapso, del sistema capitalista.

    Antes de continuar con Marx y el lugar del campesino o el guajiro en su teoría, vuelvo brevemente a Shakespeare. En el momento en que Shakespeare escribió La Tempestad, la vida se situaba en el signo de la economía agraria. Seguía siendo un sistema feudal en el que las categorías sociales importantes eran: el campesino, el vasallo y el monarca. El cultivador libre era en este tiempo un concepto desconocido y el intercambio a menudo se sustituía por el dinero.
    Este sistema rígido fue cambiado completamente por la revolución industrial y por el crecimiento de las ciudades, un sistema de planificación centralizada. El acento se desplazó del rendimiento a la producción.
    Desde esta revolución, ya no se vivía allí a las leyes y a las realidades de la naturaleza, sino a las leyes que se originaron de la mecanización que empujaba la producción industrial al plan central. Y en ese triunfo del hombre sobre la naturaleza perdió el cultivador como cultivador su lugar en la sociedad.
    Por lo tanto, vemos que en Marx desaparece el cultivador o campesino – c.q. el Calibán – del análisis del capitalismo y de la lucha de clases y por lo tanto desaparece como factor económico de su teoría.

    Tanto Marx como Engels caracterizan el campesino como alguien que carece de un sentido social y de la habilidad comunicativa, propiedades que atribuían al trabajador industrial. Para dibujar los bocetos de manera general: según Marx y Engels el cultivador trabajó en un doble papel como empresario independiente o latifundista (como Parzellenbauer ) y campesino (Ackerbautaglöhner). Como latifundista forma parte de los capitalistas (o en la distinción de Marx: de la clase de la bourgeoisie) y como campesino del proletariado . Dicho de otra manera: es el uno o el otro. El error de Marx fue por lo tanto que el cultivador como cultivador, el agricultor o el granjero como agricultor o granjero – c.q. el Calibán – desaparece como factor económico de su teoría económica.

    La visión de Marx y Engels sobre esta supuesta falta de habilidad comunicativa y formación, sobre su ineficiencia y atraso, la vemos de nuevo en la Unión Soviética y en la China de Mao. En la Unión Soviética encontramos al campesino como trabajador en el sistema colectivo de las granjas de koljós. En la China de Mao fueron los campesionos los revolucionarios pero ellos no fueron dirigentes de lo mismo.
    Tanto en el capitalismo del Trans-Atlántico, como en el comunismo soviético es la producción agrícola a lo grande la base de la producción industrial de alimentos. Una forma de producir que tanto en términos financieros como en sentido productivo, debe llevar a la abundancia. Dentro del comunismo soviético son opiniones dogmáticas centrales la colectivización y la planificación. Se trata de empresas que trabajan a gran escala y – en muchos casos – en forma de monocultivo. Pero también las empresas multinacionales estructuradas con las ideas del neoliberalismo no parecen pensar de manera diferente orientadas a ganancias privatizadas y no orientadas a la mejora del bienestar social. En ambos casos se trata de un sistema piramidal, dirigido central . Y aun peor: una pirámide de clases sociales en que la piel oscura está en la base y la clara en la cúspide.
    Un sistema en que el déficit democrático y el culto de lo privado ha llegado a vaciar el bien público.

    Esa forma de pensar en gran escala y la falta de pensar en términos de diversificación, llevaron a una carrera de ratas entre ambos sistemas que ecológicamente, ha conseguido sólo perdedores. Algo de lo que representantes de ambos sistemas todavía no quieren darse cuenta. ,
    Además, ambos sistemas han perdido de vista, que cada organización o sistema tiene un tamaño crítico: por encima de cierto tamaño, el riesgo de desintegrarse crece rápidamente.

    Acerca de la práctica
    Hacemos un paso atrás al artículo de Roberto Fernández Retamar. En este artículo se fijó de nuevo la atención en el hombre y en su tierra, en lo que le estaba sucediendo a él o ella. Él describió cómo los españoles, los colonizadores, después el desembarco de Colón en el Nuevo Mundo, habían exterminado todas las huellas indígenas: su cultura, su lenguaje, su modo de pensar c.q. su religión. En Cuba se inició con la eliminación de los taínos y la quema en vivo del líder de la resistencia, el legendario luchador por la libertad Hatuey, cuyo nombre se conserva en el nombramiento de la ciudad La Habana.
    No mucho tiempo después, fueron transportados a Cuba y a todos los países colonizados los negros africanos como esclavos. A partir de entonces, se mezclaron los colores de piel de los indígenas, negros y españoles. El Español se convirtió en la lengua común y la fe Católica fue ampliamente impuesta. En nombre del emperador y del Papa fue implantado, lo que Hitler quiso obtener más tarde a través de la purificación de las razas: el Endlösung, el exterminio de una raza. Una única lengua, una única religión y un único monarca. En las palabras de Hitler: Ein Volk, ein Reich, ein Führer. Una pesadilla que, mucho antes que Hitler la profetizara, fue impuesta al pueblo sudamericano. Países que fueron calificados después como países del tercer mundo.
    En el mundo de los colonistas, el Calibán seguía siendo un esclavo – un Untermensch – hasta el final del siglo XIX. Entonces comenzó en Cuba y en toda América del Sur el período de lucha por la independencia que fue frustrado por un imperialismo neocolonialista de los yanquis y sus intereses económicos. Otra vez la intención fue privatizar las riquezas del suelo y dominar los países con caudillos: crear una dependencia basada en una deuda pública. Ademas la educación de los campesinos o los guajiros fue frenada con la intención de mantener a la gente estúpida y pobre.
    Sólo después de la exitosa revolución en Cuba, asentada sobre la base de las ideas de José Martí que influyeron a Fidel Castro y a Che Guevara, comienza la formación del hombre nuevo.
    Un hombre educado en principios éticos, educado en un orden social para facilitar el bienestar de todos. El hombre que es compañero en una sociedad en la que las diferencias de color y género no serán ningún factor discriminatorio. El poeta cubano Nicolás Guillén pudo exclamar con orgullo: soy Yoruba.

    Pero ¿Dónde estaba el Calibán? ¿Qué fue del guajiro?

    Después de transformarse en revolucionario, se transformó nuevamente en compañero, pero en compañero trabajando en una colectivización burocratizado de la agricultura desarrollado dentro de empresas estatales. A pesar de la reforma agraria sigue siendo la caña el ‘oro blanco’. El estado era dueño de todas las tierras y las plantaciones de caña de azúcar resultaron ser los ingresos. Era un cultivo de exportación: produce para otros.
    El trabajo se organizaba en un sentido colectivo en detrimento de la diversificación y en detrimento de la buena administración que proporcionaba una nutrición adecuada para su propia población. Como podemos leer en una entrevista con el agricultor Hilario Juan Gómez en el libro: Encuentros con Fidel Castro de los autores Katrien Demuynck y Marc Vandepitte, hasta la caída del muro de Berlín, hasta la implosión de la Unión Soviética no fue necesario pensar en la diversificación porque la produción del azúcar era bastante para un intercambio de los productos alimentarios. Los alimentos eran asegurados por la hermana socialista. En otras palabras: para obtener productos nutricionales esenciales Cuba era, como muchos otros países de América del Sur, dependiente de terceros. Pero hubo tambien otra cosa muy importante que frustó los cambios: en la mente de la gente el trabajo del campesino se asociaba con la esclavitud. Y seguramente los jovenes hubieran querido estudiar y no hacer un trabajo duro en los campos.

    El éxito de Cuba es su talón de Aquiles: la revolución invirtió más en la formación de los médicos que en la ingeniería agrícola. En cierto sentido, uno podría entender la falta de educación agrícola. Lo mismo que nos vemos en muchos países. Muy general: esta forma de educación no tiene mucho prioridad en los llamados países desarollados, no tiene mucho ‘standing’ o estimación. El campesino tiene todavía algo de un subdesarrollado, como en la época de Marx

    Fue el colapso del bloque oriental en la década de las noventas, el periodo especial en tiempo de paz, que obligó a una reorientación de la gestión de la agricultura y la cría de stock.
    En el anterior libro se lee cómo Fidel en el llamado ‘periodo especial en tiempo de paz’ ha buscado contacto con gente como el agricultor Hilario Juan Gómez. Gente de la práctica. Gómez explicó a Fidel lo que era la agricultura y que implicaba un buen manejo de las tierras, que significaba mejorar el cultivo y como poner en cultivo las tierras. Como Gómez dijo: las personas sin un sentido por la agricultura, no deben manejar las tierras de cultivo.
    Dicho de otra manera: los agricultores son las abejas de la sociedad. Es cierto que puede haber, como en un pueblo de abejas, sólo una reina. Pero a diferencia de las abejas, el agricultor puede desarrollar sus propias ideas destinadas a un mayor rendimiento del terreno.
    El agricultor debe ser agricultor y no debe ser un asalariado. La mecanización de la agricultura y de la ganadería tenia gran influencia sobre las formas de cooperación y rendimiento, pero lo malo fue, que también ese desarrollo pasó a escala industrial, con todos los efectos secundarios en forma de excedentes agrícolas y el agotamiento ambiental que ello conlleva. Considérese también, en sentido general – válido para todos los países con los mismos problemas – los efectos del proteccionismo, el bloqueo y la política de subsidios.

    En consonancia con opiniones de Ivan Illich hay que centrarse en la convivialencia y el énfasis no estaría en una burocracia organizada, en la productividad institucional, donde el enfoque principal se encuentra sobre las formas de monocultivos a gran escala. La visión de Illich implica la diversificación equilibrada. Una gestión basada en el conocimiento del terreno y en el conocimiento del ganado y de los cultivos. Por otra parte, es necesario buscar formas de asociación cooperativa , en la que la agricultura no sea extraditada a la colectivización y a la industrialización.

    Volviendo a las ideas de José Martí, deberíanos conducir a una reflexión sobre el patrimonio mundial en la que son centrales la conservación de la vida y la busqueda de formas de convivir y de sobrevivir. Una política de responsabilidad para hacer frente a lo que nos pertenece a todos. Se implica una reflexión sobre el Ser y no sobre el Tener.
    Como se lee en las célebres palabras de José Martí: con todos para el bien de todos. Un enfoque en el equilibrio del mundo.
    Se puede evitar que la historia otra vez se muerda su propia cola, o como Victor Hugo, un contemporáneo de José Martí escribió en Los Miserables: la pobreza lleva a los pueblos a las revoluciones y las revoluciones traen la pobreza a la gente.

    Anexo 1:
    First agrarian reform law under Che Guevara
    The primary aim of the Cuban Agrarian Reform was to break from the Soviet Russian commercial practices and activities on state levels and generate a sense of autonomy within the agricultural sector of the country. In fact, the present Cuban Agrarian Reform is in favor of setting up independent co-operatives for the overall benefit of the farming class. It also emphasizes the introduction of market-oriented accounting systems, to increase the profitability in the agricultural sector.
    Agrarian reforms in Cuba: Different Phases of Development
    Agrarian reforms in Cuba constitute a series of changes in the agricultural sectors, which started after the Revolution of 1959.
    Agrarian Reform in Cuba: Prior to the introduction of the 1st Agrarian Reform in Cuba, the country’s agricultural system was under the complete control of the landlords. But after the Revolution of 1959, the First Agrarian Reform nationalized more than 5 million hectares of lands in Cuba, followed by reallocation of 1 million hectares of arable land areas among 100,000 farmers and more. This facilitated the rapid development in the agrarian sectors of the nation especially on state levels.
    The First Agrarian Reform also made an attempt to amend the mono-culture of sugarcane in Cuba. The mono-culture of sugarcane was maintained by United States, as there were discriminatory import quotas for Cuban sugar. The cancellation of quotas by the agrarian reform had immense impact on the Cuban sugarcane production, resulting in long-term vulnerability of the overall agricultural sector and sugar market in the nation. This was a period which saw the gradual rise of cooperatives into the Cuban agrarian scenario, with the establishment of the National Association of Small Farmers (ANAP) and the Credit and Service Cooperatives (CCSs).
    2nd Cuban Agrarian Reform: The wave of the 2nd Agrarian Reform in Cuba was evidently felt from the middle of the 1970s. The Second Cuban Agrarian Reform was born out of the economic upheavals which swept the nation, following the failure of a harvest program in 1970. The Reform brought in the following changes in Cuban agricultural sector:
    It encouraged the small peasants to form cooperatives, by the name of Agricultural Production Cooperatives (CPAs).
    A well-planned, extensive system of agricultural productions in Cuba introduced by the 2nd Cuban Agrarian Reform aimed at the overall development of the agrarian sector in a highly efficient manner. It was at that period that the Cuban agricultural output grew by substantial amount.
    The 2nd Agrarian Reform in Cuba nationalized the country’s farmsteads extensively, enabling the state to own as many as 82% of the total land areas by 1989.
    The 3rd Agrarian Reform during the 1990s: The Third Cuban Agrarian Reform began with the introduction of changes in the nation’s sugarcane sector. The sugarcane sector was divided into the Basic Units of Cooperative Production (UBPCs). Peasants belonging to this type of organization controlled all resources of agricultural production, except land, which was under direct supervision of the law of the country. By the year 1999, merely 24% of the total arable land in Cuba was under state ownership. In 2004, the cooperative memberships totaled five hundred, with 60% of the members engaged in cultivation. In fact, under the influence of the 3rd Agrarian Reform, farming at the cooperative levels rose from 16% in 2003 to 91% in 2004.
    With the implementation of the Third Agrarian Land Reform in Cuba, animal traction was replaced by mechanized ones, to hasten up the process. Organic manures were applied on the cultivable land to enhance the fertility of land, in place of the regular agro-chemical ones. Moreover, there was extensive expansion of the private farmsteads and the peasant’s markets were legalized. All these measures were immensely helpful for not only solving the acute and persisting food shortage in Cuba, but encouraged farming on small-scale. In this respect, the Third Agrarian Reform in Cuba may be compared to the Green Revolution of India.

    Anexo 2.

    La utopia de Marinaleda (España): http://www.marinaleda.com/historia.htm

    El poder no es neutro
    En una sociedad dividida en clases sociales, en ricos y en pobres, en explotadores y explotados creer que el poder es neutro es una tremenda ingenuidad y por eso cuando en el año 79 nos presentamos a las elecciones municipales pensamos que teníamos que dar a lugar un poder de clase, un poder que se comprometiera hasta las ultimas consecuencias con los trabajadores con los que menos tenían, con los que le habían robado hasta la palabra.
    Por tanto nos dimos cuenta que teníamos que poner de pie un poder contra el poder, UN CONTRAPODER que supiera oponerse a los muchos poderes que tenía la burguesía y que desgraciadamente sigue teniendo en la lucha por alcanzar los derechos que a los jornaleros siempre se nos habían negado.
    Pusimos en marcha un poder municipal que fuera a ocupar tierra con los jornaleros, que reclamara viviendas o que se enfrentara a la Unión Europea (UE) cuando dictaba normas que favorecían a la burguesía terrateniente pero que dejaban a los parados del mundo rural convertidos en auténtico desperdicios sociales.
    También teníamos que enfrentarnos al gobierno central o a la Junta de Andalucía cada vez que nos negaban derechos elementales o nos ponían para callarnos la boca limosnas y mentiras como único sustento en nuestras vidas.
    Por eso que nuestro ayuntamiento ha sido una herramienta política de primera magnitud a la hora de luchar por la tierra y a la hora de conseguirla. Por eso que no nos diera miedo construir viviendas, tantas cuanto fueran necesarias para que los obreros y los hijos de los obreros tuvieran asegurado un techo y por eso que ahora tampoco nos de miedo tener como objetivo el pleno empleo que es justo lo contrario de lo que tiene en mente el imperialismo para esta zona del planeta.
    Y porque sabíamos que el poder no era neutro nos dimos cuenta que necesitábamos de la gente para que tuviera la fuerza necesaria ese poder frente al inmenso poder de la burguesía representado por el Estado, por los grandes terratenientes o la Unión Europea.
    Y mientras luchábamos por la tierra, por la industria, por el empleo, nos dimos cuenta que había otros derechos elementales que había que conseguir. Y la primera necesidad que detectamos fue la falta de viviendas pero también nos dimos cuenta que nuestros ancianos no tenían un lugar donde estar después de tantos años de sufrimiento y escoceses, tampoco había consultorio médico, ni guardería infantil, ni instalaciones deportivas y las calles estaban sin asfaltar y apenas sin luz…
    Por Democracia Social entendemos el acceso a todos los bienestares sin límites de la totalidad de los habitantes de nuestro pueblo. Siempre hemos pensado que la libertad sin igualdad no es nada y la democracia sin bienestares concretos para la gente concreta es una palabra vacía y un engaño para hacer creer a la gente que es parte de un proyecto cuando realmente no se cuenta con esa gente para nada.
    Nos parecía que en este campo no había que tener límites. Que los bienestares colectivos deben soñarse por el pueblo y deben convertirse más adelante con lucha en realidad porque ninguna de las aspiraciones populares por aparentemente inalcanzable que parezca puede ser negada ni en el pensamiento ni en la acción por la izquierda si ésta es auténticamente revolucionaria.
    Así que nos pusimos a conquistar toda y cada una de aquellas cosas que a simple vista nos faltaban.

    http://www.marinaleda.com/politicainterna.htm

    Anex 4
    The problems of African-Caribbean philosophy: ‘This option confronts African-Caribbean philosophy with the difficult task to change a tradition on which it is dependant and whose antiphilosophical, antiblack and other negative values it has internalized.’(Henry Paget, Caliban’s Reason, pg 13)

  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: